Salud

La enfermedad celíaca, la alergia al trigo y la sensibilidad al gluten en los niños

Qué es la enfermedad celíaca? La enfermedad celíaca es un desorden autoinmune que afecta el sistema digestivo. Si tu hijo tiene la enfermedad celíaca, su sistema inmune reacciona al gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, el centeno y la cebada— al atacar el revestimiento del intestino delgado. Como resultado, su cuerpo es incapaz de absorber los nutrientes de los alimentos que pasan a través del intestino delgado dañado, y tu hijo puede volverse desnutrido.

Los síntomas celíacos pueden aparecer tan pronto como a los seis meses de edad, en cuanto comienzas a introducir a tu bebé a los alimentos sólidos que contienen gluten. Pero es bastante raro que tu hijo pequeño tenga síntomas y la mayoría no recibe un diagnóstico hasta más tarde, a menudo después de los 10 años. Los síntomas varían ampliamente de un niño a otro, y pueden incluir diarrea crónica, dolor abdominal, inflamación, estreñimiento, caca aceitosa o que huele especialmente mal, gases, irritabilidad, vómitos, pérdida de peso o problemas para ganar peso y retraso en el crecimiento. Algunos niños pueden no mostrar síntomas en absoluto.

Si a tu hijo le han diagnosticado la enfermedad celíaca, necesitas asegurarte de que evite todos los alimentos que contienen gluten. Desafortunadamente, la gente no se cura de la enfermedad celíaca, por lo que tu hijo necesitará seguir una dieta estricta libre de gluten toda su vida. Afortunadamente, después de eliminar el gluten, sus síntomas deberían comenzar a desaparecer, y su intestino delgado debería sanar en pocos meses.

Aproximadamente de 3 a 13 niños por cada 1,000 tienen la enfermedad celíaca. Cerca del 1 por ciento de la gente en los Estados Unidos ha sido diagnosticada con esta condición, aunque muchas personas la padecen y nunca reciben un diagnóstico. Los científicos creen que este trastorno se está volviendo más común. La enfermedad celíaca tiende a darse en familias, por eso es tan importante examinar también a los padres y hermanos de un niño que ha recibido este diagnóstico.

Si no reciben tratamiento, los niños con la enfermedad celíaca pueden desarrollar complicaciones tales como anemia por deficiencia de hierro, desnutrición, debilidad en los huesos, y baja estatura. Hay una alta probabilidad de desarrollar otros desórdenes autoinmunes como la diabetes tipo 1 y la enfermedad Hashimoto. Puede haber un alto riesgo de desarrollar cánceres gastrointestinales y linfoma no Hodgkin.

La gente con ciertas enfermedades genéticas como el síndrome de Down, el síndrome de Turner y el síndrome de Williams corren un alto riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca.

¿Cuál es la diferencia entre la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten y la alergia al trigo?

La enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten, y la alergia al trigo a menudo se confunden una con la otra, porque todas presuponen una intolerancia a las proteínas del trigo, y muchos de los síntomas se parecen. Pero son enfermedades muy diferentes que son diagnosticadas y controladas de distintas maneras.

La enfermedad celíaca es un desorden autoinmune serio pero tratable. Si tu hijo evita completamente el gluten, no debe experimentar ningún síntoma o daño en su intestino delgado.
La alergia al trigo involucra una parte diferente del sistema inmune. Si tu hijo tiene alergia al trigo, su sistema inmune ha identificado las proteínas del trigo como un alergénico. Cuando consuma alimentos o respire sustancias que contienen trigo, tendrá una reacción alérgica que causará que su cuerpo libere histaminas. Puedes notar los síntomas clásicos de la alergia a los alimentos tales como urticaria, inflamación o comezón en los labios, sarpullido, picazón, silbidos al respirar, diarrea, náusea y vómito. Los síntomas aparecen en minutos o horas, y en algunos casos, pueden poner en riesgo la vida con mucha rapidez.

A diferencia de los niños con enfermedad celíaca, muchos con alergia al trigo pueden tolerar otros granos como el centeno o la cebada. Así que es un poquito más fácil seguir una dieta libre de trigo que una dieta estricta libre de gluten. (Asegúrate de platicar con el alergólogo de tu hijo sobre los alimentos que puede comer con seguridad). Como la enfermedad celíaca, la alergia al trigo se da en familias, pero la mayoría de los niños la dejan atrás cuando tienen 18 años de edad. Menos del 1 por ciento de los niños tienen una alergia al trigo.

La sensibilidad al gluten, también llamada sensibilidad al gluten no celíaca o intolerancia al gluten, no es una alergia a la comida o una enfermedad autoinmune. Los investigadores apenas comienzan a aprender acerca de esta condición que recientemente fue reconocida, y que puede afectar hasta al 5 por ciento de la población. La gente con sensibilidad al gluten tiene síntomas similares a los de la enfermedad celíaca, y mejoran una vez que comienzan una dieta libre de gluten.

Sin embargo, a diferencia de los pacientes celíacos, la gente con sensibilidad al gluten parece no tener problemas para absorber nutrientes y no debe sufrir daño en su intestino delgado. Al contrario de la enfermedad celíaca, la sensibilidad al gluten no parece ser genética, y hasta ahora los científicos no han encontrado una relación con desordenes autoinmunes o cánceres intestinales.

Después de comer alimentos con gluten, los niños con sensibilidad al gluten pueden tener algunos de los mismos síntomas de los menores con la enfermedad celíaca – dolor abdominal, diarrea, estreñimiento e hinchazón – pero también pueden experimentar otros síntomas, como fatiga, dolores de cabeza o en las articulaciones. Algunos pueden también recibir un diagnóstico del síndrome del intestino irritable (IBS por sus siglas en inglés).

Los científicos no están seguros si el gluten del trigo es el verdadero culpable de la sensibilidad al gluten. Varios estudios recientes sugieren que puede ser causada por alimentos que son altos en un grupo de carbohidratos conocidos por las siglas en inglés FODMAP (fermentable, oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polisacáridos). Estos carbohidratos —los cuales incluyen los lácteos, el trigo, los frijoles, y ciertos endulzantes artificiales, frutas, y vegetales— tienden a ser difíciles de digerir y pueden fermentar en la panza y causar molestia abdominal en gente que es sensible a ellos.

No está claro si la gente con sensibilidad al gluten necesita evitarlo tan estrictamente como las personas con la enfermedad celíaca. Mientras la investigaciones continúan, los expertos recomiendan que los pacientes con sensibilidad al gluten trabajen muy de cerca con su doctor y dietista para desarrollar un plan de alimentación personalizado que los ayude a mantenerse libres de síntomas.

fuente: babycenter.com

Comentarios