Salud

Salud bucal en vacaciones: ¿Cómo cuidar de los dientes al ir de camping o trekking?

Flickr.com/photos/robie06/73160231

Con la llegada del verano es habitual que miles de chilenos decidan ir a la playa, al campo o el extranjero. Sin embargo, este período de relajación no debe ser sinónimo de olvidar la salud dental, sobre todo considerando que en vacaciones cambian ciertos hábitos que podrían repercutir en la higiene oral, como la alimentación, las condiciones del agua o la falta de acceso a productos de limpieza como la pasta de dientes o el cepillo.

Según explica Carolina Pattillo, odontóloga y directora Odontológica Nacional de RedSalud, la primera recomendación es visitar al dentista con una anticipación de al menos un mes antes de organizar un viaje largo.

“Siempre es importante tener una evaluación a tiempo, por si se detectan problemas que pueden repercutir en algunas molestias y que implican tratamientos como reparar una tapadura o bien reforzar técnicas de cepillado. La idea es que los viajeros no tengan problemas de salud oral durante su viaje”, explica la especialista.

Tras tener esto listo, el consejo que entrega la odontóloga es asegurarse de llevar todos los implementos de limpieza en la maleta, poniendo especial foco en un buen cepillo de dientes y también pasta dental suficiente para todas las vacaciones. “La idea es que, independientemente de donde estés, siempre tengas estos implementos a mano”, recalca.

Camping y actividades al aire libre

Uno de los panoramas que seducen a los chilenos a viajar dentro del país es la gran cantidad de camping o actividades al aire libre que pueden desarrollarse en las distintas regiones. Si ese es el panorama, la Dra. Pattillo también entrega algunas recomendaciones.

“Si las vacaciones consideran pasar la noche en un camping o realizar actividades largas como un trekking que durará todo el día, lo ideal es no dejar pasar más de 12 horas sin un cepillado. También se sugiere evitar las bebidas azucaradas, considerando que habrá una ausencia de cepillado por un largo tiempo. Lo mismo ocurre con las comidas que son muy chiclosas y que se adhieren a los dientes como galletas o golosinas pegajosas.

Si se consume este tipo de alimentos, es importante hacer un enjuagado bucal para evitar que los restos queden adheridos a los dientes. Por eso siempre es conveniente tener a mano una botella con agua, porque puede convertirse en un recurso para el enjuague bucal o para limpiar restos de comida, si es que no hay acceso a un cepillo de dientes”, puntualiza la odontóloga.

En casos extremos, si no existe ningún implemento para el aseo dental, la odontóloga asegura que lo mejor es “contar con un chicle que tenga mentol, siempre como último recurso y teniendo en mente que el objetivo es disminuir la cantidad de bacterias que hay en la boca. De hecho, la recomendación es que nunca se utilice el chicle por más de cinco minutos”.

Viajes al extranjero

Cuando los planes son viajar al extranjero, existe una alta probabilidad de cambiar la dieta, ya sea por la existencia de frutas o verduras que son más comunes en otros países o bien, por la amplia oferta de platos típicos.

En estos casos, la clave es no olvidar el cepillado después de cada comida, aunque esto no debe ser de forma inmediata. “Hay platos que puedan tener un alto nivel de alimentos ácidos o con un efecto desmineralizante. Si nos cepillamos de inmediato, podríamos mezclar esos ácidos con la pasta de dientes y esparcirla por la dentadura de forma involuntaria, generando una erosión mayor de los dientes, debilitamiento y aparición de hipersensibilidad. El consejo es iniciar el cepillado unos 20 minutos después de comer”.

El tipo de agua también puede cambiar en algunos países. “Si los pacientes van a estar expuestos a un par de semanas a agua sin flúor como en nuestro país, esto no debiera afectar significativamente la protección de los dientes. De todas maneras, no hay que olvidar usar una pasta adecuada, un cepillo en óptimas condiciones y el aseo bucal siempre luego de comer”.

Comentarios